igj777almeria

Archive for julio 2015


Lo que se reproduce a continuacion es el capitulo 4 del trabajo de Psicopatologia que me garantizo aprobar la ultima asignatura de la carrera y obtener el titulo de Licenciado en Psicologia. Podeis leer todo  el trabajo en: http://1drv.ms/1CF8P8M

CAPITULO 4. TRASTORNOS OBSESIVOS-COMPULSIVOS Y TRASTORNO DE ASPERGER.

SHELDON COOPER. MULTIPLES TRASTORNOS

Sheldon es un adulto de 25 años con estudios universitarios, pocos amigos y un lenguaje muy elaborado, con una curiosidad por la ciencia sin freno, hasta el punto que de niño hizo un reactor nuclear con el horno de juguete de su hermana.

Su madre lo había llevado al psiquiatra hasta en 2 ocasiones, pero siempre se quedó son la duda de que le habría dicho el especialista en Houston. Ella relata que, cuando la sorprendió con su novio le recriminó que tuviese sexo con él a pesar de sus creencias cristianas. Además, es incapaz de tirar nada. “El otro día me hizo enviarle una videoconsola que tenía en el garaje guardada desde hace casi 20 años. Nintendo 64 creo que se llama. Y me dijo no se que, de un tal Supermario que debía de estar dentro. Sinceramente, hijo, no sé. Menos mal que a todo le pone una etiqueta, porque, si no, habría sido incapaz de encontrarlo”.

Su novia se queja de que es incapaz de abrazarla y, de sexo, ni hablar, y eso que ya llevan 2 años saliendo. Además, no la invita a quedarse en su piso a dormir porque sólo tiene víveres para 2 personas, 2 días y, si alguien se queda, sólo alcanza para uno.

Sus amigos se quejan de sus falta de sensibilidad social. A Raj, llego a decirle a lo largo de una conversación sobre actrices india que, por lo que parece no conoce suficientemente el cine indio, aun cuando Raj es indio y se ha pasado allí casi toda su vida.

Además, Raj refiere que tiene varias “manías”, como tener que sentarse siempre en el mismo sitio en el sofá y cuenta que, a quien ocupa su sitio en el sofá le da una charla de porqué ese en su sitio. Para colmo, es maniático con las comidas: tailandesa el lunes, hamburguesa el martes, griega el miércoles, pizza el jueves, la del chino con el bacon en daditos… Cuenta que, durante años, han tenido que envasarle la comida para llevar de otro restaurante chino en las cajas del restaurante chino donde la solían comprar porque éste ha cerrado y Sheldon no asimila bien los cambios”.

A Howard le llaman la atención otras rarezas, por ejemplo, que Sheldon se preocupa cuando van a cenar fuera, porque dice que corre el riesgo de que le den una cosa con 3 puntas en vez de un tenedor normal, porque dice que lo de 3 puntas no es un tenedor, sino un tridente que se usa para gobernar los 7 mares. Además, cuando va a un sitio publico, siempre hay que esperarlo, porque cuando va al baño siempre necesita usar la cabina del centro y ésta no esta siempre disponible. Para colmo, dice, que la última vez que Sheldon, Raj, Leonard y él tuvieron que trabajar en grupo desarrollando una aplicación matemática para móviles, le tuvieron que echar del grupo porque había que hacer las cosas exactamente como él decía.

Leonard no sabe por donde empezar. Dice que organiza los cereales por orden alfabético y por cantidad de fibra, que le hizo firmar un contrato para compartir piso en el que regula desde la forma de desempatar una discusión hasta la serie que van a ver los viernes en la tele, pasando por la hora de ir al baño… Además, le toca ir por narices con él al cine porque Sheldon dice que no puede ir al cine sólo porque, si se asfixia con las palomitas no hay quien le aplique la maniobra Heimlich y tampoco puede ir al cine sin comerlas. Pero, lo que mas le enferma de todo, es que registra el color de sus mocos cuando esta enfermo.

Una de las cosas que llama la atención a Penny, es que, cada vez que llama a su puerta, golpea la puerta 3 veces y, cada vez que golpea, dice su nombre. “Penny, Penny, Penny… ojalá me llamaran para audiciones tanto como me llama él”, expone. Además, le resulta curioso que cuando Sheldon se enfermó le estuvo que estar cantando la canción “Dulce Gatito” para que se durmiese, como si fuese un niño pequeño, porque su madre se la cantaba cuando se enfermaba.

Por otro lado, dice que cuando Sheldon esta durmiendo y, por lo que sea, le despiertan resulta muy gracioso porque salta como un resorte diciendo “¡Peligro! ¡Peligro!”. Eso si. Resalta como sus amigos que es muy “maniático”, que, una vez que le invitó a sentarse en su piso “se pasó un rato analizando la densidad de los almohadones, las corrientes convectivas y la dispersión de la luz para tomar una decisión.” “¿Acabo de decir yo eso?”, me pregunta. Pero lo que más le llamó la atención es que cuando ella le dijo que él y Leonard eran amigos y que los amigos se intercambian regalos, el le respondió que aceptaba su premisa, pero no su conclusión. ¨Que bárbaro, la única forma de que diese su brazo a torcer fue decirle que es una convención social no opcional”.

Bernardette resalta que Sheldon tiene un pijama para cada día de la semana y que, si por lo que sea se le mancha, no puede usar el de otro día, así que se tiene que acostar solo con ropa interior. Además, le encanta poner orden, de hecho, el día que ella y Howard tenían su dormitorio echo una leonera, lo dejaron dentro y, no solo se la ordenó haciéndoles un gran favor, sino que disfrutó como un crio. Y afirma, “aunque a veces nos saca de quicio, no todo lo que hace es malo, a veces nos viene bien. Además, tiene buen corazón”.

Todos ellos me han contado con preocupación que, en una ocasión, se pasó varios días consecutivos sin dormir y con ruidos molestos para mantener alto su nivel de activación y así poder encontrar su punto de mayor productividad y realizar un proyecto que el mismo se había propuesto.

Y yo, bueno, por ahora no sabría que decir, porque cuando he venido a hablar con él, me ha obligado a hacer el simulacro de incendios para conocer las salidas de emergencias y me ha indicado donde guarda la bolsa de evacuación de emergencias “recomendada por el departamento de Seguridad Nacional”, para, en caso de que pase algo, estemos a salvo. Eso si, cuando vine al edificio a hablar con sus amigos, le sorprendí bajando las escaleras enunciando las 20 estrellas mas cercanas al sol y, como, al parecer, se había equivocado en algún punto, volver a subir las escaleras para empezar de nuevo”.

4.1. TRASTORNOS OBSESIVO-COMPULSIVOS Y COMORBILIDAD

A lo largo de este capitulo vamos a tratar el trastorno obsesivo-compulsivo, el trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo y el trastorno de Asperger, que presenta un espectro parecido al segundo, haciendo además, un repaso al caso particular de Sheldon Cooper antes expuesto, en el que existe más de un diagnóstico posible.

4,.1.1. TRASTORNO OBSESIVO-COMPULSIVO

El trastorno obsesivo-compulsivo es uno de los más devastadores trastornos de ansiedad. A diferencia de otros trastornos de ansiedad en los que se reacciona ante un estímulo externo que se considera peligroso, aquí el elemento peligroso es el propio pensamiento. Estos pensamientos, imágenes o necesidades intrusivas y, generalmente, sin sentido que el individuo trata de eliminar o a los que trata de resistirse se denominan obsesiones. Las compulsiones son comportamientos, observables o no, que el individuo aplica para suprimir dichas obsesiones y obtener alguna clase de alivio.

Las obsesiones mas comunes tienen que ver con la contaminación, impulsos agresivos, contenido sexual, preocupaciones somáticas o necesidad de simetría.

Las compulsiones mas comunes tienen que ver con ordenar y arreglar y comprobar, así como con lavarse o limpiarse. Estas compulsiones pueden ser coherentes con la obsesión, por ejemplo, comprobar varias veces que se han cerrado las puertas de la cocina para evitar el paso de germenes de la calle o ilógicas, como ordenar el contenido de los cajones de la mesita de noche para aliviar el pensamiento sexual inaceptable que tiene cada vez que va a la cama.

Los criterios diagnósticos para el trastorno obsesivo-compulsivo son los siguientes:

A) Se cumple para las obsesiones y las compulsiones.

Las obsesiones se definen por 1, 2, 3 y 4.

1. Pensamientos, impulsos, imágenes recurrentes y persistentes que se experimentan en algún momento del trastorno como intrusivos e inapropiados y causan ansiedad o malestar significativos.

2. Los pensamientos, impulsos o imagenes no se reducen a simples preocupaciones excesivas sobre los problemas de la vida real.

3. La persona intenta ignorar o suprimir estos pensamientos, impulsos o imágenes, o bien intenta neutralizarlos mediante otros pensamientos o actos.

4. La persona reconoce que estos pensamientos, impulsos o imágenes obsesivos son el producto de su mente ( y no son pensamiento insertado en él).

Las compulsiones se definen por 1 y 2:

1. comportamientos o actos mentales de carácter repetitivo que el individuo se ve obligado a realizar en respuesta a una obsesión o con arreglo a ciertas reglas que debe seguir estrictamente.

2. El objetivo de estos comportamientos u operaciones mentales es la prevención de algún acontecimiento o situación negativos; sin embargo estos, o no están conectados de forma realista con lo que pretenden neutralizar o son excesivos.

B) En algún momento del curso del trastorno la persona ha reconocido que las obsesiones o compulsiones resultan excesivas o irracionales. En los niños no es necesario que haya reconocimiento.

C) Las obsesiones o compulsiones provocan un malestar clínicamente significativo, representan una pérdida de tiempo o interfieren marcadamente con la rutina diaria del individuo, sus relaciones laborales o académicas o su vida social.

D) Si hay otro trastorno del Eje I, el contenido de las obsesiones no se limita a él.

E) El trastorno no se debe a los efectos fisiológicos directos de una sustancia o de una enfermedad médica.

Hay que especificar además si se presenta:

    1. Con poca conciencia de enfermedad: si la mayor parte del tiempo del episodio actual, el individuo reconoce que las obsesiones compulsivas son excesivas o irracionales.

4.1.2. ESTADISTICAS

El trastorno obsesivo-compulsivo puede afectar hasta el 2.6% de la población. Además, tiene mayor incidencia entre las mujeres que entre los hombres, si bien entre los niños predomina entre los varones.

4.1.3. CAUSAS

Si bien la mayoría de la población tiene pensamientos intrusivos y, a veces, nos entregamos a conductas rituales, como andar por las aceras sin pisar en las juntas de las baldosas, muy pocos desarrollan el trastorno.

Es posible que, los pocos que desarrollan el trastorno, aprendan en algún momento que sus pensamientos son peligrosos, ya que las cosas que piensan podrían suceder y que ellos serían los responsables, provocando una vulnerabilidad psicológica para el trastorno.

4.1.4. TRATAMIENTO

Las medicaciones mas prometedoras son aquellas que afectan a la reabsorción de la serotononina, pero ayudan a poco más de la mitad de los pacientes tratados.

Los tratamientos psicológicos parecen de largo más efectivos, como el de exposición y prevención de respuesta, donde se expone a los pacientes a pensamientos o situaciones intrusivos evitando que puedan poner en practica los rituales. La eficacia de estos tratamientos alcanza el 85. La combinación con fármacos no produce mejora adicional.

El recurso de la neurocirugía, resulta efectivo para un 30% de aquellos que no obtienen mejora alguna con fármacos o terapia, pero, a todas luces, hay que considerarla sólo como ultimo recurso.

4.2. TRASTORNO DE PERSONALIDAD OBSESIVO-COMPULSIVA

Quien padece este trastorno se caracteriza por una fijación en realizar las cosas de manera correcta, aunque su preocupación por los detalles, a menudo, evita que sean capaces de acabar cualquier cosa que se propongan. Este trastorno se relaciona solo de forma distante con el trastorno obsesivo-compulsivo.

Por otro lado, es común encontrar el trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo en niños superdotados, cuyos deseos de perfección pueden llegar a ser enfermizos.

En este punto, seguramente te hayas parado a pensar en Sheldon. Recomiendo pues que intentes mantener el recuerdo de lo previamente leído mientras enumero los criterios diagnósticos para el trastorno de personalidad obsesivo-compulsiva y pienses en qué aspectos se parecen.

El trastorno de personalidad obsesivo-compulsiva se caracteriza por un patrón general de preocupación por el orden, el perfeccionismo y el control mental e interpersonal, a expensas de la flexibilidad, la espontaneidad y la eficiencia, que empieza al principio de la edad adulta y se da en varios contextos, como indican 4 o más de los siguientes items:

      1. Preocupación por lo detalles, las normas, las listas, el orden, la organización o los horarios, hasta el punto de perder de vista el objetivo principal de la actividad.
      2. Perfeccionismo que interfiere con la finalización de las tareas
      3. Dedicación excesiva al trabajo y a la productividad, con exclusión de las actividades de ocio y las amistades (no justificable por necesidades económicas)
      4. Excesiva terquedad, escrupulosidad e inflexibilidad en temas de moral, ética o valores (no atribuible a la adhesión a uno valores culturales o religiosos relevantes)
      5. Incapacidad para tirar los objetos gastados o inútiles, incluso cuando no tienen valor sentimental alguno
      6. Se resiste a delegar tareas o trabajo en otros, a no ser que se sometan exactamente a su manera de hacer las cosas
      7. Adopta un estilo avaro en los gastos, tanto para él como para los demás, considerando el dinero como algo que se ha de acumular con vista a catástrofes futuras
      8. Muestra rigidez y obstinación.

Como podemos ver, Sheldon cumple varios criterios, como el 1, dado que tiene un contrato para compartir piso donde regula desde la forma de desempatar una discusión hasta la serie que van a ver los viernes por la noche, pasando por los horarios de uso del baño. También cumple el criterio numero 5, ya que guardaba en casa de su madre una Nintendo 64 que no había sido usada en los últimos 20 años. Asimismo, cumple el criterio 6, ya que, cuando trabaja en grupo con Howard, Raj y Leonard es incapaz de trabajar sin imponer su forma de hacer; todo ha de hacerse como él dice.

Por otro lado, también cumple el criterio 8, ya que no le basta con sentarse siempre en el mismo sitio, sino que, si alguien se sienta en él, se ve en al necesidad de darle una charla de porqué ese es su sitio y sólo su sitio.

No hay que olvidar, tampoco que cumple el criterio 4, ya que cuando sorprendió a su madre con su novio le recriminó que tuviese sexo con él a pesar de sus creencias cristianas.

Finalmente, también cumple el criterio 3, pues se pasó varios días consecutivos sin dormir y usando ruidos molestos para mantener su nivel de activación a fin de aumentar su productividad, a expensas de sus amigos y de su propia salud.

¿Significa esto que Sheldon tiene un trastorno de personalidad obsesivo-compulsiva y sólo un trastorno de personalidad obsesivo-compulsiva? Si y no. Si bien queda claro que padece un trastorno de personalidad obsesivo-compulsiva, cu cuadro clínico puede responder a más de un trastorno y, si, según las normas de clasificación, no son incompatibles, se diagnostican todos ellos. A la coincidencia de dos o más trastornos en un mismo individuo o grupo se le denomina comorbilidad.

Aquí, pues, veamos con que otro trastorno es coherente el cuadro clínico que presenta Sheldon: el trastorno de Asperger.

4.3. TRASTORNO DE ASPERGER

Los criterios diagnósticos para el trastorno de Asperger son los siguientes:

A) Alteración cualitativa de la interacción social, manifestada por al menos 2 de las siguientes características:

1. Importante alteración del uso de múltiples comportamientos no verbales, como contacto ocular, expresión facial, posturas corporales y gestos regulados de la interacción social.

2. Incapacidad para desarrollar relaciones con compañeros apropiadas al nivel de desarrollo del sujeto.

3. Ausencia de la tendencia espontánea a compartir disfrutes, intereses y objetivos con otras personas.

4. Ausencia de reciprocidad social o emocional.

B) Patrones de comportamiento, intereses y actividades restrictivos, repetitivos y estereotipados, manifestados al menos por una de las siguientes características:

1. Preocupación absorbente por uno o más patrones de interés estereotipados y restrictivos que son anormales, sea por su intensidad, sea por su objetivo.

2. Adhesión aparentemente inflexible a rutinas o rituales específicos, no funcionales.

3. Manierismos motores estereotipados y repetitivos.

4. Preocupación persistente por partes de objetos.

C) El trastorno causa un deterioro clinicamente significativo de la actividad social, laboral y de otras áreas importantes de la actividad del individuo.

D) No hay retraso general del lenguaje clínicamente significativo.

E) No hay retraso clínicamente significativo del desarrollo de habilidades de autoayuda propias de la edad, comportamiento adaptativo (distinto de la interacción social) y curiosidad acerca del ambiente durante la infancia.

F) No cumple los criterios de otro trastorno generalizado del desarrollo ni esquizofrenia.

Como podemos ver, Sheldon cumple también los criterios para el diagnóstico de este trastorno.

Por un lado, Sheldon necesita que alguien le cante “Dulce gatito” cuando está enfermo, tal como hacía su madre cuando era niño (Criterio A2). Además, cuando Penny le dijo que él y Leonard eran amigos y que los amigos se intercambian regalos, afirmó aceptar su premisa, pero no su conclusión (criterio A4). También , registra el color de los mocos cuando está enfermo (Criterio B2) o responde “¡Peligro! ¡Peligro!” cuando le despiertan (Criterio B3) e, incluso, más llamativo aún, le preocupa que al ir a cenar fuera le den un tenedor con 3 puntas en vez de 4 (Criterio B4).

En otro orden de cosas, tiene pocos amigos y no puede tener invitados a dormir en casa por causas no racionales, como escasez de víveres en caso de terremoto (Criterio C). Asimismo, su lenguaje es elaborado (Criterio D) y de niño era tan curioso en temas científicos que creó un reactor nuclear con el horno de juguete de su hermana (Criterio E), Finalmente, no cumple los criterios para otro trastorno generalizado del desarrollo ni esquizofrenia (Criterio F).

Asi pues, en nuestro diagnóstico, habría que indicar que el individuo padece un Trastorno de Asperger (Eje I) que además es compatible con un Trastorno de personalidad Obsesivo-Compulsiva (Eje II) que se presenta de forma comórbida.

Anuncios